Guía básica del bacará

Guía básica y consejos para bacará

El juego empieza cuando se coloca una apuesta al jugador, al banquero o al empate. La mano ganadora es la que consiga valor 9 o el que más se aproxime a dicha cifra. Si el jugador o el banquero suman la misma puntuación, la mano se declara en empate. Si alguno del resto de participantes en la mesa coloca una apuesta al jugador y el jugador gana, el jugador recibe su apuesta y una cantidad adicional a la apuesta que se realizó. Se paga 1:1. Una apuesta ganadora al empate se paga 8:1. En cambio, si el jugador coloca una apuesta al banquero también se paga 1:1 aunque lleva una comisión del 5%.

Ejemplo de procedimiento en el bacará

Miren este ejemplo para entender el procedimiento del juego: jugador A recibe un mano 6+7 (13) y la 'banca' tiene otra suma 4+6 (10). En este caso, la mano del jugador tiene un valor de 3 y el banquero tiene un 0; después sumamos los valores de cartas y quitamos el dígito de la izquierda, que resultan ser valores 3 y 0. Por tanto, el jugador A es el ganador y todos los otros jugadores que han colocado una apuesta por el jugador se beneficiarán.

Los inicios en el bacará

Para los novatos en el bacará, lo mejor es iniciarse en mesas que usen menos barajas de cartas, sin olvidar que las posibilidades de ganar a corto plazo son muy bajas. Por eso es importante conocer bien el funcionamiento de juego y establecer la metodología en las apuestas. Para ello, lo más recomendable es probar el juego gratis en un formato demo. En los principales casinos online del mercado ofrecen la opción de jugar sin dinero y de forma instantánea, sin necesidad de descargarlo ni de registrarse.

Si hay intención de apostar dinero, lo primero que se debe saber es que es uno de los juegos de casino con una apuesta mínima más alta. Por ello, es recomendable establecer un límite del presupuesto disponible y dejar de jugar una vez se alcance el tope Otra cuestión es gestionar la ganancias y el monto incial de juego, es decir, apartar la cantidad que se deposita al inicio del juego y una vez gastado salirse de juego para que mantener las ganacias en su cuenta. Ante realismo, porque entra dentro de la lógica perder dinero.

Estrategias del bacará

En base al reglamento y la importante regla de la tercera carta, la decisión más importante que debe tomar el apostante es si apostará por el jugador, la banca o el empate. Aunque haya que pagar una comisión del 5% en las apuestas ganadoras, la mejor opción en muchos casos es apostar por la banca desde el punto de vista de las matemáticas, porque es ligeramente más probable ganar la mano por el banquero (45.85%) que por el jugador (44.62%). Pero ese 1% de margen en probabilidad, aunque parezca poco, da para mucho. La apuesta menos apetecible, a pesar del pago 8:1, es el empate porque la ventaja de casa (banca) es más grande (sobre un 14%) y porque las probabilidades son mucho más bajas: se calcula un empate por cada 9.5 manos.

Cuando se apuesta en este juego, hay que tener en cuenta el sistema a emplear. Casi siempre se recomienda un sistema de apuestas con 1-3-2-6 fichas. Lo mejor es empezar por una sola ficha. Si el jugador gana, se apuesta una más y se suman tres (la primera ficha aposta más la segunda ganada). Si se gana la segunda ronda, el jugador tendría ya seis. Del monte total, se pueden coger dos y retirar el resto. Si la suerte acompaña y la apuesta es ganadora, se puede añadir dos fichas (unidades) más para sumar un total de seis. Tras la cuarta apuesta ganadora, el balance sería de 12 unidades o fichas (cuyo valor económico puede variar).

En esta cuenta no solemos recomendar fehacientemente una estrategia, pero esta puede funcionar en la medida de que una derrota inicial te hace perder una ficha, gana la primera y pierde la segunda, solo serían dos fichas perdidas. Si gana la segunda, pero pierde la tercera, el jugador tendría dos fichas de margen. En caso de llegar al final y perder la cuarta no habría mucha preocupación ya que se mantendría el balance.

Otra clave para el jugador es el momento en que saldría una tercera carta y tener claro una buena estrategia y un buen cálcula matemático. Recordemos que en cifras bajas de una mano, el crupier invita al jugador a coger una tercera.

No seguir las tendencias

Es apetecible contar el número de manos ganadoras, tanto del jugador como de la banca. Pero lo más lógico es seguir las probabilidades para elegir la apuesta adecuada, según el criterio del apostante. Contar el número de partidas puede ser engañoso, ya que suele marcar el sentido de la apuesta, sea porque una de las opciones haya ganado más o porque haya perdido varias y espere un cambio de tendencia. Lo mejor es fiarse de las estadísticas y probabilidades.

Probabilidades

Mucha atención al juego en la versión online. No aporta mucho el conteo las cartas en la partida corriente ya que se barajan después de cada mano y de forma automática. Pero todo cambia si el apostante participa en un bacará en vivo: lo imprescindible es saber las cartas que han ido saliendo del zapato. Si el apostante cuenta las cartas hasta que se vacíe el zapato, entonces se pueden dar dos circunstancias: si el total de las cartas es de 16, las probabilidades de que la mano del jugador sea ganadora es mayor; si las cartas fuera del zapato no alcanza los 16, lo mejor es apostar por la banca.

En los casinos físicos u online se puede jugar a una, cuatro, seis u ocho barajas. En función del número de paquetes, los porcentajes de probabilidades varían. Cuanto mas elevado sea el número de barajas, aumentan las posibilidades de empate/nulo (9.36% con una, 9.52% con ocho barajas, aproximadamente) y disminuyen las de la banca y jugador. En cambio, el margen de probabilidades entre éstas disminuye si hay más barajas en juego.

Si salen cartas con valor nominal 5, 6 y/o 8, el margen está del lado del jugador. En cambio, en el conteo de cartas hay cartas As, 2, 3, y/o 4, lo mejor será fiarlo a la banca.

Comisiones del bacará

Las comisiones del bacará son de las más bajos en la oferta de juegos de casino online. La compensación del 5% que cobra la casa se da porque la ventaja del margen de la casa es más baja (1.17% de las apuestas) que el margen del jugador, en torno al 1.35% en las apuestas. Esto también indica que las probabilidades de que el jugador gane se aproximan a la banca. ¿Por qué se da esta situación? Porque el crupier participa después del juagdor y parte con ventaja al conocer su juego.

Variantes del bacará

Mini/Midi bacará

Además del bacará de mesa grande, típico de casinos, existen otros formatos más ágiles y rápidos como el mini bacará, que permite al distribuidor revelar todas las cartas rápidamente y así el jugador puede decidir si va haber otra carta repartida o no. Se usan seis barajas. Entre la gran mesa y el mini bacará hay una versión intermedia llamada Midi Baccarat, una mezcla de ambos formatos.

EZ Baccarat

Esta variante del bacará permite que los jugadores tengan la oportunidad de colocar dos apuestas adicionales: Dragon 7 y Panda 8.

- Dragon 7: se paga 40:1 cuando se apuesta a la mano del banco, hasta un total de 7 puntos con tres cartas repartidas. Margen de la casa del 7.61%.

- Panda 8: se paga 25: cuando se apuesta por el jugador que gana la mano hasta 8 puntos con tres cartas. Margen de la casa del 10.19%.

Punto 2000/Super 6

Las reglas y condiciones son las mismas que el bacará de mesa grande, pero sin desviación en los pagos. No hay comisión del 5%, pero cuando el banquero gana con 6 en una mano se paga el 50% de la apuesta (0.5:1). La apuesta ganador al 'jugador' se paga 1:1; la apuesta por el empate, 8:1.

Chemin de Fer

Es la versión francesa – y la original- de este juego. Se establece una mesa de juego con seis barajas, donde uno de los jugadores asume el papel del 'banquero' y de dealer, mientras que el resto son los apostadores. De entre éstos, el que haya hecho la apuesta más alta se convierte en el representante de los jugadores 'no banqueros' y decide el curso de la acción. La figura del 'banquero' pasa de un jugador a otro siguiendo el sentido contrario a las agujas del reloj.

El juego empieza a la derecha del crupier y continúa hacia la izquierda. Entonces, el dealer/'banquero' reparte cuarto cartas: dos para sí mismo y otras dos para el común de los jugadores con la opción de repartir una tercera carta para cada bando si ninguna mano se acerca a 8 o 9. Si la mano del jugador es superior a la del 'banquero', la apuesta se divide entre los apostadores y la posición del 'banquero' pasa al siguiente jugador; si el 'banquero'/dealer tiene la mano ganadora recoge las apuestas de apostadores y mantiene su posición; si hay un empate, las apuestas se mantienen para la siguiente mano.

Páginas Relacionadas

Subpáginas

  • Guía básica y consejos para bacará

Casinos nuevos